ZINC-ONIX – El blog de Malena Zingoni-

Abriendo Puertas

De Los Peces Mueren Fuera del Agua II (Su Hija)

Imagen

COMO UN BUEN PADRE DE FAMILIA … SU HIJA

Su hija era alta, con una cabellera larga que al sol se doraba, no era particularmente guapa pero si era imponente y a él le daba orgullo presentarla. La niña estaba haciendo una maestría en arquitectura interior y decoración mientras trabajaba en unos grandes almacenes de bricolaje. No ganaba mucho pero podía pagar esa maestría que tanto la hacía soñar. Era muy metódica y constante, por lo que su padre no se preocupaba por sus estudios ni por su futuro. En casa la llamaban “la hormiguita”: pasito a paso y tan pequeñita va construyendo su casa, su vida, su todo. Hacía dos años que vivía fuera de casa con su novio, un mecánico tan fabulador como guapo. El novio, según el padre, era un soso, ella se merecía algo mejor, pero no había remedio, ella lo había elegido y nada cambiaba sus decisiones. “Será un buen padre de familia papá, como lo has sido tu, eso es más que suficiente para mi” le respondió cuandó él le dijo que irse a vivir juntos con esos trabajos que tenían era una locura, que todavía era joven, que nunca se sabe lo que depara la vida, y más eufemismos para decir que él no le gustaba nada y que se esperaba un hombre y una vida mejor para ella.

¿Como explicarle que el amor no basta cuando no se llega bien a fin de mes? ¿Cómo explicarle que al romanticismo se lo roba primer el hijo asi como se lleva tus formas de mujer más bellas y todo tu tiempo? ¿Cómo contarle que “el amor” no es tan fuerte como para luchar contra la nada cotidiana y sus diez kilos de colada diarios? Ese muchacho es el pasaporte de tu infelicidad, los domingos los vas a pasar planchando mientras estarás enfadada con tu marido porque en vez de cuidar a tus niños está viendo el partido de fútbol o porque no te comprende. ¿Como evitar que te venga envidia de los otros por sentirte atada a un trabajo, a una silla, a una vida que no despega? ¿Hija mía como explicarte lo que inevitablemente te va a pasar si te casas con la mediocridad? La misma que me atrapó a mi toda mi vida. Pero en vez de decirle todo eso le dijo que era una locura irse a vivir juntos con los trabajos que tenían, que todavía era joven, que nunca se sabe lo que depara la vida.

¡Sacrifiqué mi tiempo y mi juventud, tal vez mis sueños, por su educación, para que tenga cosas que yo nunca tuve, para que me superara social y económicamente, y viene a elegir un hombre que trabaja de electromecánico! ¿cómo se puede ser tan desagradecido? Estaba furioso con su elección. Pero la frase “Será un buen padre de familia, como lo has sido tu” le retumbó en su cabeza durante varios días. Esos días no se hablaron. Al pasar de los días se calmó un poco, pensaba “al menos ella aprecia el esfuerzo que yo hice en mi vida, no por mi, sino por mi familia”; pero luego se enfurecía nuevamente “esta no es forma de agradecermelo” y pensaba que sus hijos eran unos desagradecidos y que tal vez no había valido la pena tanto esfuerzo. Tal vez me equivoqué en algo, debería haber sido más severo.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 abril, 2013 por .

Navegación

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: